Dormir las horas suficientes, cuidar su alimentación, ingerir abundantes líquidos y hacer ejercicio físico de bajo impacto, son algunos de los consejos que, de manera general, deben seguir. A estos se podría unir ahora otro: consumir aceite de oliva virgen.

Un reciente estudio del Departamento de Fisiología y Farmacología de la Universidad Federal de Santa María (Brasil) y del Departamento de Ciencias Farmacológicas y Biomoleculares de la Universidad de Milán (Italia) acaba de demostrar que una dieta rica en aceite de oliva durante la gestación podría tener un efecto muy positivo en el feto y en la vida adulta del niño.

Tal y como ha explicado el Dr. Escobar, uno de los investigadores del estudio, durante la gestación se produce una gran incorporación de ácidos grasos en el cerebro del feto, con el fin de mantener un desarrollo adecuado. Bajo esa premisa, el grupo se centró en los beneficios de la Dieta Mediterránea y planteó que, si el aceite de oliva tiene un perfil tan favorable de ácidos grasos, podría ser muy bueno en el periodo gestacional.

Pruebas en laboratorio
Los investigadores estudiaron los efectos de diferentes dietas en laboratorio, con crías de roedores. Un grupo de ratas hembra recibió una dieta enriquecida con un 20% de aceite de oliva, mientras que el segundo grupo se sometió a una dieta estándar. Las crías fueron monitorizadas a través de diferentes etapas: el embarazo, la lactancia y después del destete hasta la edad adulta a los cachorros.

En la edad adulta, los animales del grupo de dieta enriquecida con aceite de oliva mostraron resultados muy positivos para los nieveles de la corteza prefrontal y el hipocampo, dos partes importantísimas del cerebro. Este grupo también mostró un aumento en las moléculas que juegan un papel importante en la plasticidad neuronal y en la función cognitiva.

"El aceite de oliva, durante el período gestacional, parece ser capaz de prevenir el daño oxidativo y mejorar la apariencia de las neurotrofinas (proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas) en el cerebro adulto", ha asegurado Camila Simonetti Pase, otra de las investigadoras.

Prevenir otro tipo de enfermedades
Los beneficios de que las mujeres consuman aceite de oliva durante el embarazo no quedan ahí. Los investigadores también descubrieron que una dieta rica en nuestro oro líquido puede ayudar a la prevención de ciertas enfermedades psiquiátricas en la edad adulta.

Marco Andrea Riva, investigador en el campo de los trastornos psiquiátricos y los factores que pueden influir en el riesgo de desarrollar en el período prenatal, afirma que existe una clara evidencia entre la exposición al estrés y el hecho de que el individuo sea más vulnerable y más susceptible de desarrollar ciertas enfermedades psiquiátricas, como la depresión o la esquizofrenia, en la vida adulta, especialmente si esta exposición a situaciones de estrés ocurre durante la los primeros años de vida. Y son diferentes factores los que pueden afectar a la estructura y función del cerebro, no sólo los relacionados con el medio ambiente, sino también elementos nutricionales. Y, en este caso, el consumo de aceite de oliva de la madre puede ayudar a prevenir estas enfermedades.

Esta investigación apoya la evidencia de que una dieta rica en grasas monoinsaturadas, ya durante el período prenatal, hace que el cerebro sea más plástico, más dinámico y, por lo tanto, probablemente, más resistente a las tensiones ambientales negativas en la vida adulta.

Así pues, si estás embarazada y quieres mejorar la salud de tu futuro hijo, no lo dudes... ¡Consume aceite de oliva!