Algunas personas ya lo han visto así y han surgido los primeros "spas" de aceite de oliva, centros donde este producto se convierte en el ingrediente principal de los diferentes tratamientos. Pero, si no dispones de ninguno cerca de casa o si te presupuesto no te permite acudir a ellos, aquí van unos cuantos trucos caseros para elaborar productos de belleza en tu propio hogar o, ahora que está tan de moda, estos son algunos DiY (Do itYourself) con el aceite de oliva como protagonista. Disfruta de tu propio spa en casa y aprovecha los beneficios de este ingrediente fundamental de la Dieta Mediterránea.

Hidratación con aceite de oliva
Si tu piel tiende a secarse, el aceite de oliva puede convertirse en un sustituto perfecto de las cremas hidratantes, sobre todo para aquellas zonas, como codos, rodillas o talones, donde esa sequedad se hace más patente. Ahora que llega el buen tiempo y que usamos prendas y calzado de verano, el aceite de oliva será de gran ayuda a la hora de hidratar nuestra piel.

Su textura untuosa también lo convierte en un ingrediente perfecto para crear una loción de masaje casera. Sólo hay que mezclar la misma cantidad de aceite y de agua en un recipiente con tapa, agitar muy bien para mezclar ambos y utilizar esta mezcla para masajear.

Si lo que buscas es una mascarilla hidratante para el rostro que, además, limpie y tonifique tu piel, solo tienes que mezclar una cucharada de aceite de oliva, otra de miel y la yema de un huevo. Una vez emulsionada para conseguir una pasta homogénea, se aplica sobre el cutis y se deja actuar durante unos 20 minutos, retirándola después con abundante agua tibia. ¡Verás que buenos resultados!

Contra irritaciones, cicatrices y estrías
El aceite de oliva, gracias a sus propiedades antioxidantes, también ofrece muy buenos resultados sobre pieles con irritaciones tras haber tomado el sol, con quemaduras o, incluso, en las zonas del cuerpo donde se han producido estrías (por ejemplo, tras el embarazo). Un poco de aceite templado (¡ojo, nunca calentarlo mucho porque sus propiedades para la piel no serán las mismas!) sobre las estrías o las irritaciones ayuda a que mejoren.

Sus antioxidantes y la vitamina E también ayudan a evitar el envejecimiento prematuro de la piel, dotándola de una mayor elasticidad y previniendo la flacidez.

Exfoliante y desmaquillador
Es hora de preparar nuestra piel para el verano. Las temperaturas van subiendo y seguro que muchos de vosotros estáis deseando sacar el bañador del armario para tomar los primeros rayos de sol. Para que el bronceado sea uniforme, es muy importante exfoliar muy bien la piel y, para ello, de nuevo podemos echar mano del aceite de oliva. Mezclado con sal de mar se convierte en un exfoliante perfecto para retirar las células muertas de nuestra piel y permitir que ésta se regenere.

Y hablando de retirar, nuestro ingrediente estrella también puede hacer lo propio con el maquillaje de rostro y ojos. Unas gotas de aceite de oliva sobre un algodón es perfecto para retirar los restos de ese maquillaje y, lo que es mejor, evitando que nuestros ojos se irriten, como ocurre con algunos productos desmaquillantes. Si después quieres retirar el exceso de grasa, puedes lavarte la cara con jabón, aunque te recomendamos que aproveches los efectos hidratantes de los que hemos hablado hace un momento.

Nutrientes para el cabello
El aceite de oliva tiene un efecto nutriente e hidratante en cabellos muy secos y dañados, ayudando a su reparación y mejorando el aspecto de las puntas dañadas. Podemos optar por un masaje sobre el cuero cabelludo con aceite un poco templado (¡Recordemos... Nunca caliente!) o bien por una mascarilla, mezclando 4 cucharadas de aceite de oliva, media cucharada de miel, mezclando bien y calentando un poco al baño maría. La mascarilla la aplicaremos sobre el cuero cabelludo durante unos 20 minutos y, pasado ese tiempo, seguiremos con el lavado habitual. Esta mascarilla es muy recomendable para cabellos extremadamente secos.

Si tu cabello es rizado, el aceite también puede ayudarte a domar los mechones rebeldes aplicando unas gotas antes de peinarlo y facilitando su desenredado. Presta atención a la cantidad de aceite que utilizas... sólo unas gotas, si no quieres que luzca un aspecto muy grasiento.

Otros usos: labios y uñas
Para terminar con el ritual de belleza, nos ocuparemos de labios y uñas. Si tienes los labios agrietados, a causa de la sequedad o irritaciones, el aceite de oliva es un bálsamo perfecto para hidratarlos.

Y lo mismo ocurre con uñas y cutículas, a las que el aceite de oliva aporta brillo e hidratación, ya sea en forma de masaje o sumergiendo los dedos en un cuenco con este ingrediente.